Presentación del Blog en Psicología Infantil y Adolescente

05-10-2019

En el siguiente bloque de Posts, me dedicaré a describir los aspectos, características fundamentales y problemas más frecuentes que se dan en la Infancia y Adolescencia.

 

La Psicología Infantil estudia los aspectos psicológicos que se producen durante la infancia, desde el nacimiento hasta la pubertad. Se producen un número increíble de cambios durante la infancia, especialmente desde el nacimiento hasta los dos años. Se generan grandes avances en el desarrollo físico, cognitivo y psicosocial, todos los cuales son áreas clave de estudio dentro de la Psicología Infantil.

 

Los psicólogos de la infancia y el desarrollo estudian todos los cambios que se producen durante este ciclo de vida. También tratan las disfunciones y problemas ya sea a nivel emocional como de aprendizaje y de adaptación.

 

La Psicología Infantil y Juvenil incide sobre cada etapa del desarrollo evolutivo. Se encarga de dotar a niños y jóvenes de estrategias adecuadas para un crecimiento sano a todos los niveles: fisiológico, psico-motriz, cognitivo, social y emocional. Asimismo, se ocupa de proporcionar a padres, madres y cuidadores, herramientas apropiadas para acompañar al niño de una manera empática.

 

La psicología infantil atiende básicamente dos variables: la ambiental, por ejemplo la influencia de los padres o los amigos; y la biológica, determinada por la genética.

 

Una de las cuestiones fundamentales que se intenta transmitir a través de la psicología infantil es la necesidad de que los padres reaccionen y sepan cuando acudir a terapia para poder ponerle solución al problema que tiene su hijo, sea del tipo que sea.

 

En este sentido, se establece que hay una serie de parámetros que son los que le pueden indicar al padre o a la madre que ha llegado el momento de solicitar la ayuda de especialistas: Hay que optar por profesionales cuando se está viviendo una importante crisis en el seno familiar, cuando el pequeño tiene problemas en el colegio, cuando aquel tiene problemas de relación con sus compañeros, cuando su hijo está deprimido o cuando la personalidad y conducta de aquel ha cambiado radicalmente.

 

Muchas son las cuestiones y ámbitos que se pueden estudiar y solucionar a través de la psicología infantil. En este sentido habría que destacar especialmente 3 grandes grupos de problemas:

  • Los síntomas de tipo externalizante se refieren a comportamientos caracterizados por un bajo control de las emociones, dificultades en las relaciones interpersonales, en el respeto de las reglas, irritabilidad y agresividad. (Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), Problemas de conducta, Conductas desafiantes o agresivas etc.)
  • Las dificultades de tipo internalizante por su parte, se pueden relacionar con somatizaciones, inseguridad, dependencia, marcada timidez, miedos, fobias, tristeza, preocupación, inestabilidad del estado de ánimo, obsesiones, etc. 
  • Otro tipo de problemas: Trastornos de eliminación de excrementos (Eneursis, encopresis), Trastornos del aprendizaje y del lenguaje (tartamudeo, afasia y otros), Dificultades en habilidades motoras, miedos fobias y terrores nocturnos, problemas en la alimentación etc .

Los distintos trastornos o problemas psicológicos no se manifiestan de la misma manera en la población infanto-juvenil que en la población adulta, lo que hace que resulte difícil o confuso para las familias identificar qué tipo de problema padece su hijo.

 

En este contexto, es MUY IMPORTANTE consultar con el terapeuta en cuanto se detecten síntomas, y no dejar trascurrir tiempo bajo la premisa del “ya se le pasará” o “son cosa de críos”, a fin de promover lo antes posible un buen rendimiento escolar y la adaptación sana en un entorno de amistades e iguales