Violencia doméstica y estrés post-traumático

20 noviembre 2018

 

La violencia contra la mujer en la relación de pareja es una problemática social y de salud que afecta gravemente no solo a la mujer o pareja, sino a los hijos o padres, quienes también la sufren.

 

Las secuelas físicas de la violencia doméstica son numerosas, tales como lesiones menores, moretones, fracturas, sin embargo en el plano psicológico, la violencia puede generar otro tipo de daños no tan visibles, como problemas no de autoestima, sentimientos de vergüenza, culpabilidad, y puede constituir un factor de riesgo para el desarrollo de diversos problemas psicológicos como el trastorno por estrés postraumático (TEPT), y otro tipode sintomatología asociada como trastornos depresivos, de ansiedad, alimentarios, del sueño, disfunciónes sexuales o abuso de sustancias.

 

Si tú o tus hijos habeis pasado por esa situación y si estas cosas forman parte de tu vida cotidiana, no lo dudes: es hora de salir de ahí y pedir ayuda.

 

Mi función como profesional es proporcionarte atención psicológica individualizada a ti y a tus pequeños, tratando de conseguir normalizar la experiencia vivida, fomentar tu autoestima e independencia para que puedas recuperar así el control de tu vida, y además proporcionarte estrategias que te sitúen en una posición de mayor poder y confianza en tí misma.

 

 A través de las sesiones psicoterapéuticas, podrás revisar tus ideas, tus emociones y las de tus hijos, tu vida cotidiana y las relaciones importantes para ti y para los pequeños. Podrás cambiar y dejar atrás todo aquello que te impide sentirte dueña de tu vida y de tus decisiones, se abrirán nuevos horizontes hacia nuevas perspectivas y aprenderás a dirigir tu vida fuera de la violencia.